jueves, 22 de diciembre de 2016

Oración y Celebración de la Navidad en Familia - José Luis Moreno Aranda SJ

Oración y Celebración de la Navidad en Familia
Diciembre 2016
Dr. José Luis Moreno Aranda, SJ.


La familia se reúne en la sala de la casa o en algún lugar en donde todos los miembros de la familia que participarán en la celebración puedan estar sentados.
En una mesa colocada en medio del cuarto, el papá coloca una vela o veladora que representa la luz de la esperanza que queremos que todos los miembros de la familia lleven en su corazón.

Papá
Esta noche nos hemos reunido como familia para cenar juntos, porque queremos agradecerle a Dios por la fuerza que el Espíritu Santo nos ha dado para continuar viviendo unidos y con deseos de ser cada día una mejor familia. También es el momento adecuado para que nos demos gracias entre nosotros, por el apoyo que nos hemos brindado unos a otros. Al reconocer la fuerza del Espíritu Santo en nuestra familia, nos preparamos para que la luz de la esperanza, se renueve y brille con más intensidad en nuestro hogar. La luz que nos permite caminar unidos venciendo las dificultades de la vida.
Es nuestro deseo agradecer, renovar y comprometernos para que la estrella, que representa la luz de la esperanza, esté siempre guiando a nuestra familia y así caminemos hacia adelante unidos y en paz.

Todos
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mamá
Que la gracia de nuestro Padre Dios, la presencia de nuestro hermano Jesucristo, y el poder del Espíritu Santo estén con todos ustedes.

Todos
Y con tu espíritu.

El Hijo/a Mayor
Enciende la vela y dice:
Que esta Navidad que hoy celebramos sea un motivo de agradecerle a Dios y a todos los miembros de nuestra familia, por los logros que hemos tenido durante el año y de renovar nuestra esperanza, para que la luz de Cristo brille con mayor intensidad, y así tengamos cada día mayor paz entre nosotros.

Un Miembro de la Familia
Le doy gracias a Dios cada vez que los recuerdo. Constantemente los tengo presentes en mi vida, porque la vida que ustedes comparten conmigo, es la buena noticia que recibo todos los días.
Es la presencia del Dios bueno y generoso la que nos hace familia y nos ayuda a tener un corazón compasivo.
Bienaventurados los que con un corazón humilde y sencillo, saben reconocer que nuestros hijos, hermanos y padres son el tesoro que Dios mismo nos ha regalado. Son la fuerza que nos permite seguir caminando hacia adelante.
Navidad, es tiempo de recordar y agradecer. Es tiempo de reconocer que siendo familia, viviendo en la presencia de Dios, logramos nuestras metas y nos llenamos de esperanza. Vamos a darle gracias a Dios por lo que hemos cosechado este año. Todos nuestros logros.

Un Miembro de la Familia (Carta a los Filipenses 1, 3-11)
 “Siempre que me acuerdo de ustedes doy gracias a Dios. Cuando ruego por ustedes siempre lo hago con alegría, porque han sido muy importantes en mi vida desde el primer día hasta hoy. Estoy convencido de que Dios que comenzó en nosotros una obra tan buena, la llevará a feliz término. Está justificado esto que yo siento por ustedes, ya que los llevo en mi corazón y todos nosotros participamos del privilegio de ser familia. Dios es testigo de que a todos ustedes los quiero entrañablemente. Y le pido que el amor entre nosotros, se incremente cada vez más y así nos conozcamos mejor y crezcamos en la sensibilidad de unos para con otros. Así sabremos discernir lo que más nos conviene como individuos y como familia, lo que nos llenará de esperanza y paz”.

Papá
Ahora vamos a compartir de qué cosas queremos agradecerle a Dios. Lo que hemos logrado este año, los pequeños pasos que hemos dado, lo que hemos crecido y madurado.
Cada uno de los miembros de la familia comparte los logros y pasos dados durante el año.

Oración de Agradecimiento (Todos Juntos)
Gracias Padre bueno:
• Porque te haces presente en nuestra familia y nos regalas el poder del Espíritu Santo que nos une y le da sentido a nuestras vidas.
• Porque tu bondad le da a nuestra familia alegría y paz.
• Porque nos has abierto los ojos y ahora reconocemos que somos bienaventurado, ya que nos has dado poder para hacer grandes cosas. Padre Dios eres nuestra esperanza.
• Porque tu Espíritu Santo llena nuestra familia de compasión y amor.
• Porque tu presencia nos ayuda a resolver las dificultades de nuestra familia y así renovar la esperanza que llevamos en nuestro corazón.
• Porque estás siempre presente. Iluminas nuestro camino cuando nos sentimos perdidos y nos regalas tu gracia cada vez que te buscamos.
• Porque nos colmas de esperanza, sentido y paz cuando con un corazón compasivo somos capaces de regalarnos para el bien de los demás.
• Porque habitas en todos nosotros los que formamos esta familia. Eres la luz que ilumina nuestro camino, la razón de nuestra esperanza, y la vida eterna.

Mamá
Es tiempo ahora de compartir los momentos más difíciles que como familia hemos vivido este año. Es también importante, que participemos nuestras propias dificultades y fracasos que durante este tiempo hemos experimentado. Somos familia, nos queremos y nos necesitamos, por eso compartimos lo que llevamos en nuestro corazón.
Para recordar que no estamos solos en las luchas de todos los días, vamos a hacer una oración a la Virgen María.

Salve
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos miembros de nuestra familia.

Cada uno de los miembros de la familia comparte las dificultades que como individuo y familia ha tenido durante el año.

Mamá
Porque Dios ha escuchado las oraciones de esta familia, porque sabe que hemos vivido momentos difíciles, porque entiende muy bien que somos humanos, y por lo tanto frágiles y débiles, nos envía una nueva luz, una nueva esperanza a nuestra familia. El poder y la gracia de Dios, manifestada en Cristo, viene a ayudarnos a perdonarnos, a unirnos más como familia, viene a llenarnos de una nueva esperanza.

Oración Para el Compromiso (Todos Juntos)
Padre bueno, ilumina nuestra inteligencia y ablanda nuestro corazón, queremos todos como familia ser más generosos, servir sin esperar recompensa, trabajar sin descanso haciendo tu voluntad y así saber que nuestra familia es un signo de tu mayor gloria y majestad.
Padre Dios, concédenos perseverancia y paz, para que las cosas que no podemos cambiar nos ayuden a crecer y madurar, valor e inteligencia para cambiar las que sí podemos y tu sabiduría para distinguir entre ambas.

Un Miembro de la Familia (Carta a los Filipenses 2, 1-11)

“Si de algo vale una advertencia hecha en nombre de Cristo, si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si vivimos unidos en el Espíritu, si ustedes tienen un corazón compasivo, llénenme de alegría teniendo unos mismos sentimientos, compartiendo un mismo amor, viviendo en armonía y sintiendo lo mismo. No hagan nada por rivalidad o vanagloria; sean, por el contrario, humildes y consideren a los demás superiores a ustedes mismos. Que no busque cada uno su propio interés, sino el de los demás. Tengan, pues, los sentimientos que corresponden a quienes están unidos a Cristo Jesús.
El cual, siendo de condición divina, no consideró importante el ser igual a Dios. Al contrario, se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo se hizo semejante a los humanos. Y en su condición de humano, se humilló a si mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte en la cruz.
Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre.”

El papá o la mamá invitan a los hijos a comentar sus impresiones de esta lectura. Qué nos dice esta lectura, a qué nos invita, qué significa ser miembro de la familia.

Un Miembro de la Familia
Es Dios mismo el que nos ha escogido y nos llena de sus bendiciones, nosotros tenemos que responder ante su generosidad, comprometiéndonos a construir la paz.

Oración del Mensajero de la Paz (Todos Juntos)
Dios y Padre bueno, lléname de tu Espíritu porque
• Voy a ser mensajero de tu paz.
Cuando encuentre odio y venganza,
• Voy a ser portador de tu amor.
En los pleitos y divisiones,
• Voy a ofrecer perdón y reconciliación.
Cuando encuentre dudas y problemas,
• Voy a compartir mi fe.
En las tristezas y penas,
• Voy a ser signo de alegría y amistad.
Donde exista desánimo y frustración,
• Voy a llevar esperanza y verdad.
Dios y Padre bueno, que la fuerza del Espíritu Santo llene mi corazón de tu compasión y ternura, porque
• Voy a ser mensajero de tu consuelo y libertad.
En las oscuridades que la dureza de la vida nos da,
• Mi vida va a ser un signo de luz.
Padre Santo,
• Mi vida va a ser un testimonio de tu presencia, de tu bondad y de tu acción en el mundo.
• Sólo con la fuerza de tu Espíritu lo puedo lograr.
Un Miembro de la Familia

Ahora que cada uno de nosotros nos hemos comprometido a ser mensajeros de la paz, vamos a pedirle a nuestro Padre Dios que nos dé fuerza y valor para convertirnos en Testigos de Cristo.

Oración al Padre (Todos Juntos)
El Espíritu Santo vive en nuestra casa y nuestro corazón. La bondad y misericordia de Dios nos invitan a llevar buenas noticias a los pobres, a los que sufren, a los tristes y encarcelados. La ternura de Dios nos ayuda a poner en libertad a los oprimidos, a anunciar a los ciegos que pueden ver, a los sordos que pueden escuchar, a los tristes que hay esperanza, y a proclamar la buena noticia: no hay mal o problema que nos puedan vencer porque Dios es nuestra esperanza.
Padre Santo, ábrenos los ojos para que reconozcamos que no estamos solos ya que poseemos el poder de tu Espíritu en nuestro corazón, porque queremos convertirnos en Testigos de Cristo, y caminar por el mundo llevando la paz, sembrando la compasión y cosechando el amor.

Oración de San Ignacio (Todos Juntos)
Toma Señor y recibe,
Toda mi libertad,
Mi memoria,
Mi entendimiento y
Toda mi voluntad,
Todo mi haber y mi poseer,
Tú me lo diste,
A ti Señor lo torno,
Todo es tuyo,
Dispón según tu voluntad,
Dame tu amor y gracia,
Que esto me basta.

Papá
Vamos todos a darnos un saludo de paz como preparación para recibir a Jesús aquí en nuestra casa.

Toda la familia se sienta a la mesa para cenar.