jueves, 15 de mayo de 2014

Conmemoran 200 años del regreso de Jesuitas a México con magna exposición (restauración)

Conmemoran 200 años del regreso de Jesuitas a México con magna exposición (restautación)


200 años de Restauración de la Compañía de Jesús en México
Por Fernanda Quiroz

México.- Más de 80 jesuitas se reunieron el domingo en Tepotzotlán para conmemorar los 200 años de su regreso a México, con la inauguración de la exposición "La construcción del México mestizo: Los Jesuitas, expulsión y restauración" y la presencia del Padre Adolfo Nicolás S.J., Superior de la Compañía de Jesús, en su segunda visita al país. 

A dos siglos de la restauración pontificia de la Compañía de Jesús, el Padre Adolfo Nicolás recordó la añoranza de los jesuitas por México: "Regresó a México un puñado de ancianos que había pasado cuatro décadas en el exilio. Este es un momento propicio para evocar sus figuras, sus itinerarios personales y un legado de amor y fidelidad a la Iglesia y a su patria".

Francisco Magaña, Superior de la Provincia mexicana de la Compañía de Jesús, recordó que el eje fundamental del trabajo jesuita es la construcción de paz, entendida como la unión de redes de diversos orígenes, el apego a lo esencial, y a la toma de riesgos para responder a las necesidades de las realidades que se viven en todo el mundo.

El matrimonio y la adopción gay, el aborto y la creciente pobreza, son algunos de los temas con los que se ha enfrentado la iglesia católica en los últimos años. Los nuevos rostros de una sociedad que ya no se ajusta a los límites conservadores de ninguna índole han abierto brecha hacia la transformación de una iglesia realista. En este contexto, el Papa Francisco I, a un año de pontificado, ha encontrado la atención de quienes antes eran excluidos por el Vaticano, y la empatía de quienes se habían alejado de la religión católica. 

"Es evidente que el Papa se siente jesuita y está actuando mucho como jesuita. Por ejemplo: la insistencia en lo esencial. Y lo esencial en la iglesia es el cuidado de los demás, es el perdón, la compasión, es el tomar riesgos para responder a las necesidades de nuestro tiempo y no replegarse para estar seguros, porque eso no es parte de nuestra tradición, y no lo ha sido nunca. La realidad nunca puede ser ajena a nuestra preocupación", contó a W Radio el Padre Adolfo Nicolás S.J.

En la atmósfera de violencia, discriminación, pobreza y exclusión que se vive en México, la Compañía de Jesús ha buscado adaptarse a través del acompañamiento a las madres de los desaparecidos en estados del norte del país, o bien en la generación de un sistema educativo para la paz, explicó el Padre Francisco Magaña. 

"Nuestro trabajo es fundamentalmente, buscar la transformación de la gente. Si no se transforman las personas, no hay esperanza de que la sociedad se transforme. Y por eso estamos en la educación, porque es un gran instrumento de transformación lenta. Lo que importa es la transformación de las personas en la realidad, que es una realidad total. No queremos parcializarlo todo, y reducirlo a un Padre Nuestro. Todo lo que contribuya a la transformación es bueno", dijo el Superior General de los jesuitas. 

La ceremonia de conmemoración del regreso de los jesuitas a México estuvo compuesta por una misa católica, la bienvenida por parte de miembros de la Compañía, así como de representantes del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

La exposición en el Museo Nacional del Virreinato destaca la importancia de la época del virreinato para la cimentación del México de hoy, a través de más de 80 piezas divididas en 6 temáticas: La Grandeza del Mundo Indígena; Proyectos Útiles para adelantar el Comercio en la Nueva España; Los Detractores de América; Las Humanidades: las letras, las artes, la naturaleza, y la sociedad; Un Horizonte de Universalidad; y Exilio, Supresión y Restablecimiento de los Jesuitas Mexicanos.