viernes, 1 de noviembre de 2013

Jorge Manzano SJ - “Ni posesiones, ángeles o brujas, casi todo es natural”

“Ni posesiones, ángeles o brujas, casi todo es natural”.
Entrevista a Jorge Manzano, SJ.


El sacerdote jesuita, quien da conferencias sobre fenómenos extraños, manifestó que la mayoría de los casos obedecen a trances en los que entran algunas personas.

El 99 por ciento de las llamadas posesiones demoniacas pueden resolverse con explicaciones científicas y no son más que un estado de trance en que entran algunas personas, explicó el sacerdote jesuita Jorge Manzano, quien estuvo en la ciudad para dictar una serie de conferencias sobre fenómenos extraños.
Explicó que las personas pueden ponerse en una especie de trance especial sin darse cuenta y comportarse como si estuviera en posesión de un demonio.
El padre Manzano es filósofo y desde hace algún tiempo se interesó en este tipo de temas con el objetivo principal de ayudar a la gente a librarse de los temores injustificados.
Sobre la angelología, el estudioso explica que la creencia de poder platicar con tu ángel de la guarda no es más que un diálogo personal consigo mismo que conforta.
¿A qué se refiere con fenómenos extraños?


Fantasmas, brujerías, canales, posesiones diabólicas y contactos angélicos… ésos son temas que se han dado en todos los tiempos, bajo diversos nombres y en todos lo lugares.

¿Existen las posesiones diabólicas?


De los llamados posesos no hay tales, es un fenómeno natural, yo no creo que haya posesiones diabólicas, quizá un verdadero caso en 10 millones que se presentan; estoy en contra de lo que han dicho los últimos dos exorcistas del Vaticano.

El Espíritu que me anima para este tipo de temas es tratar de cooperar a librarnos de terrores injustificados.
Naturalmente ¿cómo se explica una posesión?


Los fenómenos que hacen pensar a la gente que se trata de una posesión diabólica; movimientos incontrolados, convulsiones, echarse a rodar por el suelo de manera incontrolada, gritos, alaridos, blasfemias fuertes, sensación de contacto sexual con el diablo.

En estos casos la Iglesia no reconoce posesiones, pide a las personas acudir con un especialista en salud mental, buscar un trabajo y una casa que les guste, en resumen, que cambie hábitos.
¿Existen algunos síntomas que sí puedan considerarse como probables de una posesión diabólica?


Manifestación de fuerza extraordinaria, como ver a una pequeñita débil y enclenque estrangular a un campeón de lucha libre de peso completo; otro fenómeno es que el poseso o posesa adivine los pensamientos de los demás, especialmente del exorcista; el tercer caso es que hable en lenguas extrañas. Aun y con estos síntomas, sigo creyendo que hay más de fenómenos naturales que de posesiones reales.

¿Cómo puede entonces explicar estos hechos?


Los estados de trance son poderosos, yo los he practicado con algunos alumnos; la clarividencia también puede suceder en caso de meditación metafísica, donde se aprende a leer las mentes de otras personas; y muchas más teorías que sería difícil explicar en poco tiempo.

¿Qué pasa con el tema de los ángeles?


Yo creo que en ese tema no es más que una parte de nosotros mismos que nos protegen y tenemos capacidad de personificar estas cosas, lo cuál no significa que no existan los ángeles, pero de allí a tenerlos como nuestros criaditos es muy fuerte.

¿Hay necesidad de la gente de explicarse cosas que no puede ver tangiblemente?


Así es, pero también es una parte de pereza, nos encanta ser objeto de milagritos, en lugar de poner nosotros manos a la obra.

Si todo tiene una explicación lógica y natural, ¿podemos dudar entonces de la existencia del mal, del demonio?
No es lo mismo el mal que el demonio. El mal, pues vemos que mucha gente lo practica: violaciones, secuestros, asesinatos, guerras, y eso existe.
Ahora, ¿existe el diablo?; tengo dos respuestas: existe como la fuerza espiritual que trata de apartarme del camino que es Jesús, ciertamente, sí.
Por otro lado ¿existe el diablo como un ente aparte?, yo pienso que es altamente probable, pero no es seguro.