miércoles, 8 de febrero de 2012

Una oración de Thomas Merton


SEÑOR, DIOS MÍO
No tengo idea hacia dónde voy.
No veo el camino que aún queda por delante.
No puedo saber con certeza dónde termina.
Ni siquiera me conozco a mí mismo
y el hecho de que creo cumplir tu voluntad 
no significa que lo haga realmente.


Pero creo que mi deseo de agradarte,
sí te complace de verdad.
Y espero tener ese deseo en todo lo que haga.
Confío nunca hacer nada contra este deseo.
Y sé que si lo hago tú me conducirás por el 
camino recto aun sin enterarme.


Por eso confiaré siempre en ti aunque parezca
perdido y en las sombras de la muerte.
No temeré puesto que tú estás siempre a mi lado
y nunca permitirás que me enfrente solo con peligro alguno.


- Thomas Merton -
http://www.merton.org/