miércoles, 25 de enero de 2012

La Fe de los primeros cristianos - José Luis Moreno, SJ

Próximo Lunes inicia ciclo de conferencias. 
Lleguen temprano, se pronostica que se llenará el Auditorio de Casa Iñigo (Torreón)




Casa Iñigo y la Universidad Iberoamericana
tienen el gusto de invitarlos al Ciclo de Conferencias
sobre la Fe de los primeros cristianos,
impartidas por el Padre José Luis Moreno, SJ. (Bigos)
Jesuita mexicano, quien actualmente radica en Milwaukee, Wisconsin, EUA.


Lunes 30 de Enero, de 7 pm a 9 pm, Auditorio Casa Iñigo 
Conferencia: 1. La Imaginación. La Realidad de lo Profano y lo Sagrado.

Martes 31 de Enero, de 7 pm a 9 pm, Auditorio Casa Iñigo 
Conferencia: 2. La Mitología, la fe, la ciencia y el Espíritu.

Miércoles 1 de Febrero, de 7 pm a 9 pm, Auditorio Casa Iñigo 
Conferencia: 3. Breve historia de la teología cristiana.

Cuota voluntaria en todas las conferencias

Más informes:
En pastoral Universitaria de la Ibero Torreón
con Ana María Negrete o con Ismael Bárcenas (elmayo@gmail.com)
o en Casa Iñigo con Alma Antiga
Tels. (871) 716.41.60,
(871) 716.44.00 y
(871) 7128712. Ext. 0
Horario de  9 am a 6 pm
de lunes a viernes
Casa Iñigo:
Valdez Llano #150 Pte.
Col Ampliación los Ángeles.

www.cinigo.org
www.lag.uia.mx


Breve Semblanza del Padre José Luis Moreno, SJ. (Bigos)




El P.José Moreno, SJ. (Bigos) premiado como Hispano del año (2011) en Milwaukee


Nacido en una familia de clase media en la Ciudad de México, el padre José Moreno llegó por primera vez a Estados Unidos para estudiar un master y un doctorado en la Universidad de Wisconsin-Madison en Ingeniería Biomecánica, haciendo una investigación sobre el desarrollo de modelos matemáticos del cuerpo humano.


Estudiante graduado con honores en la UNAM de la Ciudad de México, recibió beca completa para sus estudios de posgrado en Madison, en aquellas fechas también comenzó a leer las obras de Pierre Teilhard de Chardin, el famoso jesuita francés, científico y filósofo, que capturó su imaginación. "Fue algo maravilloso y lleno de esperanza", dijo el Padre Moreno, a quien también se le conoce como El Bigos. "Demostró que era posible combinar la ciencia con la religión y la búsqueda de algo más de una manera diferente." Estas lecturas abrieron un nuevo horizonte y al regresar a México ingresó al Noviciado de la Compañía de Jesús (Jesuitas).

Desde entonces, Moreno ha sido un profesor de matemáticas, misionero en la tundra de Alaska y en pueblos remotos de México. Es autor de libros de texto de álgebra y la trigonometría para estudiantes desde el 1er año de primaria hasta cubrir el Bachillerato. También opera su propio sitio web Mathematike.org .

Pero en los últimos 11 años, ha llegado a ser bien conocido en Milwaukee como pastor entre la gente de las parroquias Nuestra Señora de Guadalupe y St. Patrick, atendiendo a la comunidad latina en el lado sur de la ciudad al sur, donde celebra las misas dominicales y demás sacramentos.

El viernes 7 de octubre recibió el Premio Hispano del Año en el Centro Robert Hernández de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee por su destacada labor en el servicio a la comunidad. "Se ha dedicado al servicio de sus feligreses y de muchas personas que lo necesitan, dentro de la comunidad latina, y ha hecho mucho por la dignidad de nuestra comunidad", dijo Enrique Figueroa, director del centro. "Él es verdaderamente un gran jesuita".

Además de sus misas, homilías y las clases para los feligreses, Moreno comenzó un ministerio en las cárceles visitando presos latinos en la Instalación Correccional del Condado de Milwaukee, ahí dice misa los viernes, también atiende a Waupun y Dodge, otras instituciones correccionales. Inició grupos de apoyo para ayudar a las familias de los presos. "Es un lugar en dónde se puede entrar y llorar juntos, hablar y mutuamente darnos esperanza", dijo.

Dos veces por semana ofrece clases para los feligreses sobre la Biblia y otros temas, como la relación de la teología con la ciencia, el arte y la ópera. "Quiero abrir los ojos de mi pueblo, y son muy receptivos", dijo. "Ellos hacen preguntas y van captando que su vida puede ser diferente."

Moreno, de 60 años, originalmente llegó a la Universidad de Marquette para enseñar matemáticas durante un año. Se le preguntó si podría ayudar un año en la de San Patricio, parroquia dirigida por los jesuitas. Ya han pasado 11 años desde entonces. Mientras tanto, la parroquia de San Patricio hizo una alianza con sus vecinos de Nuestra Señora de Guadalupe, debido a la escasez de sacerdotes, así que ambas son ahora su parroquia.

"Ha sido una experiencia transformadora", dijo. "No tenía ni idea de los sufrimientos de mi pueblo en los Estados Unidos, es el sufrimiento más profundo que he encontrado en mi vida. Aquí la pobreza y la inestabilidad de las familias de los indocumentados representa una falta de esperanza y provoca una situación muy difícil. En este contexto, la iglesia se convierte en el hogar - un lugar donde se convive, donde te conocen y conoces, haces lazos de amistad, es un lugar seguro y esta es la razón principal por que la gente viene y trae a sus hijos para que canten en el coro, ya que este lugar ayuda a estar orgullosos y creo que este es el motivo por lo que contamos con tantos voluntarios... ", dijo durante una entrevista en San Patricio.

Muchos en la parroquia son inmigrantes y pobres,  hay una tercera generación de latinos y otros grupos que se sienten esta parroquia como su casa. Peter y Marta Smilanich y su hijo de 9 años de edad, vive en Delafield, pero les gusta asistir a San Patricio todos los domingos. Martha es una maestra de preescolar, originario de México. Peter es un maestro bilingüe. También trabaja como voluntario en la iglesia y asiste a muchas de las clases del Padre Moreno. Peter dijo que le gustan las clases sobre la Biblia y también la mezcla que se hace al relacionarlas con el arte. "Él ha estudiado muchas cosas, pero le gusta dar las clases a nuestro nivel", dijo Smilanich. "Él hace preguntas para hacernos pensar. Rara vez responde a la pregunta.... Y tiene un gran sentido del humor."

De complexión mediana y con un bigote gris grueso, Moreno vive en la residencia jesuita en Marquette. Todos los días va y viene en bicicleta, su medio preferido de transporte. Sus rutinas cotidianas constan de despertarse a las 3 am para trabajar en la elaboración y revisión de sus libros de matemáticas hasta las 7 u 8 am, luego, a las 10 am, se dirige a San Patricio donde pasa el día atendiendo a la gente y demás necesidades de la parroquia, que incluye la ayuda en los proyectos de mantenimiento, esto incluye derribar algún árbol, impermeabilizar y demás necesidades que él mismo supervisa y trabaja también hombro con hombro junto al equipo de servicios generales. La hora de dormir es las 9 de la noche. Su día favorito es el domingo.

"El domingo es para mí el día que más me nutre", dijo con una explosión de entusiasmo. "Los niños sonríen. La gente está feliz de venir, rezar y cantar. Es como un día de fiesta, todos convivimos."


fuente: http://www.jsonline.com/news/milwaukee/father-jose-moreno-to-receive-hispanic-heritage-month-award-131307169.html


Comparto unas oraciones en la línea de lo que hoy escucharemos:
Son adaptaciones a oraciones que hizo el P. Bigos para un espacio de oración que hace en su Parroquia (Milwaukee, EUA) llamado Tierra Sagrada:


El Espíritu
Dentro de mí está el Espíritu.
El Espíritu que es el silencio sabio, la paz, la compasión, la comunión de los santos.


El Silencio es el lenguaje de Dios
En el silencio escucho la voz de Dios que habla dentro de mí.
El silencio es contemplar la belleza de Dios, es entender la paz que produce la compasión, es saber que vivo inmerso en la realidad de Dios.
El silencio es estar en la presencia de Dios y entrar a la vida eterna.
En el silencio Dios nos enseña el lenguaje del cielo y la eternidad.
El silencio es el lenguaje de Dios.
No hay nada en el mundo que se parezca más a Dios que el silencio.


Oración al Padre
El Espíritu del señor habita dentro de mí.
Su presencia me invita para llevar buenas noticias a los pobres, a los que sufren, a los tristes y encarcelados, para poner en libertad a los oprimidos, para anunciar a los ciegos que pueden ver, a los sordos que pueden escuchar, a los tristes que hay esperanza, y proclamar que nada es imposible cuando reconocemos que Dios vive en nuestro interior.
Padre Santo, ábreme los ojos para que descubra el poder de tu Espíritu que llevo en mi corazón, porque quiero convertirme en discípulo de Cristo, y caminar por el mundo llevando la paz, sembrando la compasión y cosechando el amor.


Oración por la Paz.
Dios y Padre bueno, lléname de tu Espíritu porque quiero ser mensajero de tu paz.
Cuando encuentre odio y venganza, voy a ser portador de tu amor.
En los pleitos y divisiones, voy a ofrecer perdón y reconciliación.
Cuando encuentre dudas y problemas, voy a compartir mi fe.
En las tristezas y penas, voy a ser signo de alegría y amistad.
Donde exista desánimo y frustración, voy a llevar esperanza y verdad.
En las oscuridades que la dureza de la vida nos da, mi vida va a ser un signo de luz.
Dios y Padre bueno, que la fuerza del Espíritu Santo llene mi corazón de tu compasión y ternura, porque quiero ser el mensajero de tu consuelo y libertad.
Padre Santo, quiero que mi vida sea un testimonio de tu presencia, de tu bondad y de tu acción en el mundo.
Sólo con la fuerza de tu Espíritu lo puedo lograr.


Oración de Agradecimiento
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque poseo el poder de su Espíritu en mi interior.
El Espíritu de Dios me ha abierto los ojos y ahora reconozco que soy bienaventurado, ya que el Padre Bueno me ha llenado de poder para hacer grandes cosas, su nombre es santo.
La fuerza de su Espíritu llena mi vida de compasión y paz.
Él ha hecho maravillas con su presencia, porque quita la oscuridad de mi vida y trae una nueva esperanza a mi corazón.
Me abre los ojos cuando estoy ciego y me regala su gracia cada vez que lo busco.
Compa de esperanza, sentido y paz a los que tienen un corazón compasivo y son capaces de regalarse para el bien de los demás.
Habita en todos nosotros los que ahora caminamos por el mundo, porque Él es luz que ilumina nuestro camino, la razón de nuestra esperanza, y la vida eterna.


Las Bienaventuranzas
Caminen hacia adelante los bienaventurados,
que tienen un espíritu compasivo,
porque de ustedes es la presencia de Dios.


Caminen hacia delante los bienaventurados,
que tienen un corazón humilde, abierto a los demás,
porque ustedes construyen la paz.


Caminen hacia delante los bienaventurados,
que tiene hambre y sed de justicia e igualdad,
porque ustedes construyen la verdad.


Caminen hacia delante los bienaventurados,
que con compasión y ternura se relacionan con los demás,
porque de ustedes es la felicidad.


Caminen hacia delante los bienaventurados,
que tiene un corazón transparente,
porque ustedes son la imagen del Dios vivo y verdadero.


Caminen hacia delante los bienaventurados,
que reconociendo lo difícil que significa ser humanos,
saben perdonar, porque ustedes poseen la alegría y la paz.


Caminen hacia delante, los bienaventurados
que están en la cárcel,
sepan que ustedes son los dueños del Reino de Dios.


Caminen hacia delante, los bienaventurados
cuando estén tristes,
porque ustedes recibirán consuelo.


Caminen hacia delante, bienaventurados,
cuando sufran incomprensiones, desánimo,
cansancio, desprecio o maltratos
porque son mensajeros del amor,
sepan que ustedes viven en la plenitud.


Caminen hacia delante, bienaventurados,
alégrense, estén contentos, tómense de la mano,
rían y gocen construyendo el futuro,
porque ustedes son los Cristos* que traen al mundo al Dios que vive,
al Padre bueno, que es esperanza, compasión, sentido y plenitud.


(* No soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mi –Pablo de Tarso-)