martes, 22 de noviembre de 2011

+ Mardonio Morales SJ


Estimadas amistades y compañeros en la fe:

Les comunicamos que el Padre Mardonio Morales, SJ. falleció ayer lunes 21 de noviembre. Mardonio fue un gran apóstol en la Misión de Bachajón, Chiapas.



Una anécdota que hizo que Mardonio fuera noticia a nivel nacional,  fue cuando en una entrevista exclusiva para la revista Proceso, en septiembre de 1993, advirtió de la existencia de una guerrilla en Chiapas que se preparaba desde hace nueve meses. El entonces Secretario de Gobernación, Patrocinio González, lo desmintió de inmediato diciendo que en México no existía ninguna guerrilla.


En enero del 94, saldría a la luz el EZLN, un movimiento social audaz que focalizó la atención hacia las poblaciones indígenas y hacia los grandes problemas del país.


También, Mardonio trabajó junto con el obispo Samuel Ruiz promoviendo el diaconado de indígenas casados. Este ministerio tenía una particularidad: que los mismos servidores de cada comunidad pudieran tener una formación teológica para que pudieran ordenarse diáconos. En este servicio, la esposa jugaba un papel fundamental en el acompañamiento. Él mismo recuerda en una entrevista, que concedió a La Jornada, que los indígenas de Bachajón le pidieron al obispo que el “Espíritu Santo” se quedara entre ellos. Eso dio pie a la implementación del diaconado, que casados y con hijos, puedan celebrar ritos católicos como bautizos y matrimonios. Dice Víctor M. López: "Quizá, un día esta iglesia tenga sacerdotes casados, como en los primeros tiempos, digamos que los tseltales, dieron un salto hacia el futuro inmediato".



Mardonio Morales, SJ. fue un hombre que hizo historia. Entregó, literalmente su vida a la causa de los “desposeídos”. Les compartimos una breve semblanza que realizó sobre él Mons. Felipe Arizmendi, Obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. México.



Martes 22 de noviembre de 2011
San Cristóbal de las Casas, Chiapas. México.

Ayer, lunes 21, en la ciudad de México, terminó su peregrinación por este mundo el muy apreciado Padre Mardonio Morales Elizalde, S. J., quien desgastó su vida entre nosotros, al servicio integral del pueblo tseltal en la Misión de Bachajón, sobre todo en la Región de Arena, Misión de la Santísima Trinidad. Es hermano carnal del Padre Ignacio Morales Elizalde, S. J., también en la Misión de Bachajón, a quien expresamos nuestras fraternales condolencias. Nos unimos a todos sus hermanos de la Compañía de Jesús en la esperanza de la pascua eterna para este invaluable servidor de los pobres, y estamos seguros que, desde el cielo, seguirá trabajando por nosotros. Agradecemos a la Compañía que nos acompaña tan de cerca con servidores tan egregios y los sigue renovando en esta Misión.

Les comparto algo de lo que nos informaron anoche sus hermanos de la Compañía de Jesús:

Hoy, a las 18:50 Hrs., después de estar muy tranquilo,   tomando el sol un rato  en la terraza de la Enfermería, nuestro querido "tatic" Mardonio Morales, celebró la Pascua del Señor. La misa de cuerpo presente será el día de mañana,  martes 22 de noviembre a las 18 Hrs. en el Aula Magna del Conjunto San Ignacio. R.I.P.

Nuestro querido Tatic Mardonio ha coronado una existencia de servicio a Dios y a su pueblo. Hoy seguramente Mardonio escuchó que nuestro Padre bueno le dijo "vengan benditos de mi Padre... porque tuve hambre y me dieron de comer...". Agradezcamos a Dios por la vida de Mardonio, quien por 50 años entregó su vida como misionero en Chiapas, y pidamos que su ejemplo y su memoria nos anime a entregarnos con la misma generosidad.

 Siempre lo recordaremos por su entrega incondicional a los pobres, por su sacrificado y valiente compromiso por su liberación, por sus caminatas en la selva, por su cercanía con el proceso del diaconado permanente de los indígenas, por su dedicación a las traducciones al tseltal, que culminaron con la traducción de la Biblia y de los textos litúrgicos a ese idioma. Fue un buen samaritano, siempre cercano al pueblo oprimido y marginado, quien le recuerda con profunda gratitud.

Que el Señor, nuestro buen Padre Dios, le reciba en su seno y le conceda la paz eterna. Estamos unidos a la Compañía de Jesús en la fe y en la esperanza.

+ Felipe Arizmendi
Obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. México.

Que la partida de Mardonio reaviva, dentro de nosotros, el deseo de vivir nuestra vocación con entrega como él la vivió, como bien nos recuerda Oscar Rodrígues, SJ, también de la misión de Bachajón. Y que su resurrección nos anime a dar lo mejor de nosotros con mayor generosidad. En la Pascua Compartida.